info@imoyapsicologos.es
965 985 127
605 710 487

Contacto

Adultos

adultos

Estrés y Ansiedad

Los trastornos de ansiedad abarcan desde fobias específicas (miedos a cosas concretas) hasta ansiedad generalizada (agitación y preocupación por un amplio número de cosas). En realidad,  la ansiedad es la respuesta natural del organismo ante algo que nos resulta amenazante.

Inicialmente esta respuesta es, como decimos, natural y necesaria, pero se torna patológica bien cuando aquello que resulta amenazante no se resuelve o cuando la persona asume que sus recursos son insuficientes para solucionar cualquier situación de su vida, por insignificante que le parezca inicialmente.

Su abordaje psicológico es frecuente y eficaz, pero no tratarlos puede hacer que se cronifique.

El estrés pudiendo ir acompañado de síntomas similares a los de la ansiedad, responde más a un estado de alerta por el que la persona percibe que las demandas que le plantea el entorno o la situación, por ejemplo el trabajo, son muy superiores a los recursos de que dispone para atenderlas.

De cara al tratamiento distinguiremos entre el diagnóstico de:

  1. Trastorno de Pánico
  2. Trastorno de Estrés Postraumático
  3. Trastornos de Ansiedad Generalizada
  4. Trastorno Adaptativo

Miedos y fobias

Es común experimentar miedo en relación a situaciones que no necesariamente representan amenazas objetivas: la presencia de reptiles, ratas o insectos tales como cucarachas y arañas, son ejemplos habituales. El problema se agrava cuando la fobia se relaciona con situaciones que dificultan el desarrollo de la vida cotidiana: volar, conducir, cruzarse con perros, utilizar medios de transporte, ascensores…etc., o incluso cuando el miedo se generaliza y resulta angustioso salir de casa, acudir a cualquier reunión social, centro comercial, etc. (agorafobia). En estos casos, las crisis de ansiedad alcanzan niveles insoportables para quienes lo padecen haciendo imprescindible su abordaje profesional.

Depresión

La depresión es un trastorno del estado de ánimo, caracterizado por la sensación de pérdida, culpabilidad o desesperanza. Las personas deprimidas experimentan sentimientos de tristeza, melancolía e infelicidad de forma frecuente. Síntomas comunes de la depresión son el cansancio o la sensación de falta de energía, la falta de autoestima y visión negativa de uno mismo, inactividad y pérdida de interés por actividades gratificantes, pérdida de apetito, dificultad para concentrarse, y cambios en los patrones del sueño, pudiendo darse tanto insomnio como sueno excesivo (hipersomnia). En casos severos, existen ideas recurrentes sobre la muerte o el suicidio.
El tratamiento psicológico es esencial, tanto para tratar los pensamientos negativos como para enseñar pautas de comportamiento con las que combatir la depresión, siendo aconsejable en algunos casos su aplicación combinada con psicofármacos.

Problemas del Estado de Ánimo

A diferencia los sentimientos o las emociones, que son reacciones a un evento concreto, el estado de ánimo es un rasgo estable de una persona respecto a su vida y sus circunstancias. Por lo tanto, cuando se produce una alteración del estado de ánimo, nos encontramos ante una forma de interpretar los eventos de la vida cotidiana que produce malestar. Esta alteración puede producir síntomas de bajo estado de ánimo, como sucede en problemas de depresión, o por el contrario producir síntomas de euforia o pérdida del control de impulsos, como sucede en la manía.

En algunos casos, estos síntomas pueden alternarse entre sí, como sucede en el trastorno bipolar, o en la ciclotimia. en otros trastornos, por el contrario, puede mantenerse tan solo uno de los dos rasgos como sucede en la hipomanía o en la distimia.

Los trastornos del estado de ánimo más frecuentes son:

  • Trastornos afectivos
  • Trastornos depresivos
  • Trastornos bipolares

La terapia psicológica ayuda a las personas que sufren estos problemas a gestionar de forma más eficaz estos síntomas, y a tener una mayor calidad de vida y recuperar la estabilidad emocional.

Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

El trastorno obsesivo compulsivo es un trastorno de ansiedad. Como su nombre indica, se caracteriza por la presencia de obsesiones y de compulsiones. Las obsesiones son pensamientos intrusivos que se repiten de forma persistente e involuntaria, y que causan malestar a la persona. Las compulsiones son conductas repetitivas que se llevan a cabo de forma ritualizada, para aliviar con la ansiedad que provocan las obsesiones.

El contenido de las obsesiones puede ser variable: miedo a contaminarse, a hacer daño a un ser querido, necesidad de simetría, ideación religiosa… Del mismo modo, las compulsiones también pueden abarcar un amplio repertorio de conductas: lavarse las manos, repetir acciones para asegurarse de haberlas realizado, acumular objetos, contar hasta determinado número, ordenar… La retroalimentación entre obsesiones y compulsiones es lo que mantiene el trastorno, limitando la vida cotidiana del paciente y provocándole un intenso malestar emocional.

Mediante la terapia cognitivo conductual, es posible extinguir este vínculo y efectuar un tratamiento eficaz que resuelva el problema.

Adicciones Tóxicas

La adicción o el abuso de sustancias es un trastorno que se caracteriza por la búsqueda y el consumo recurrente de drogas, a pesar de sus consecuencias negativas. No es necesario consumir todos los días, ni siquiera todas las semanas, para considerarlo adicción. Por lo que para buscar ayuda basta con que uno, por si mismo, no sea capaz de abandonar el consumo, por pequeño que parezca.

En mayor o menor medida todas las adicciones conllevan una proporción variable de dependencia física y dependencia psicológica. En la parte física pueden ser de gran ayuda los fármacos, para lo que contamos con el apoyo de nuestro psiquiatra, mientras que para el abordaje de la adicción psicológica imprescindible la ayuda del psicólogo clínico.

El tratamiento integral con nuestro equipo multidisciplinar, te ayudará a recuperar el control de tu vida y a consolidar la abstinencia para el abuso o la adicción al alcohol, cocaína, tabaco, cánnabis o a las drogas de diseño.

Adicciones No-Tóxicas

El término drogodependencias, hasta ahora se ha referido únicamente a las adicciones químicas (cocaína, cánnabis…), pero ya disponemos de gran experiencia clínica para considerar a Internet, a los video – juegos y nuevas tecnologías, a la televisión, al juego de apuestas (juego patológico o ludopatía), al sexo, a la ingesta de comida compulsiva, a las compras, al móvil, al ejercicio físico, al trabajo… como verdaderas adicciones psicológicas o comportamentales.

La mayoría de los adictos no tóxicos, tienden a minimizar su problema y el hecho de que socialmente no suelan considerarse tan graves como las tóxicas, no facilita que tomen medidas.

El tratamiento de este tipo de adicción tendrá como objetivo restaurar el equilibrio (un uso saludable) entre la persona dependiente y la conducta que le provoca el problema.

Trastornos de la Conducta Alimentaria

Intervenimos sobre trastornos de alimentación caracterizados por comportamientos alimentarios alterados. Miedo a engordar o aumentar de peso, alteraciones en la percepción de la propia imagen, rechazo a alimentos (de todo tipo, o selectivamente a algunos de ellos), utilización regular de laxantes, diuréticos e incluso vómitos; o por el contrario atracones como forma involuntaria de gestionar la ansiedad, el estrés o el nerviosismo generalizado.
La combinación de dichos comportamientos o la aparición aislada de uno de ellos, frecuentemente se asocia con alteraciones del estado de ánimo y/o ansiedad.

Hipocondría

próximamente

Problemas Vitales

a. Duelo

b. Problemas de Pareja

Comunicación de Pareja y Problemas de Convivencia

Diversos estudios señalan que las personas que conviven en pareja viven más y mejor, y mantienen tanto mejor salud física como mental, pero para mantener la estabilidad o alcanzar la felicidad no sirve cualquier relación de pareja.

Tener dificultades en la comunicación, a pesar de que la pareja se quiera profundamente, es un problema muy común en las relaciones: no saber expresar opiniones y sentimientos adecuadamente, hacer recriminaciones en lugar de peticiones, discutir sin llegar a acuerdos, faltar al respeto, hacer interpretaciones sobre lo que piensa y siente el otro sin que tan siquiera hable…etc.

Por otra parte, la ausencia de comunicación así como las dificultades en la toma de decisiones del día a día puede desgastar la relación o hacer que la pareja poco a poco se vaya distanciando.

Por todos estos motivos, es importante trabajar para que la pareja domine una comunicación eficaz, y así la relación pueda recuperar la ilusión y la armonía para seguir adelante.

Separación y Divorcio

La separación de una pareja está considerada como uno de los acontecimientos más estresantes en la vida de una persona, por el gran número de cambios que se acontecen y por la propia pérdida en sí misma. Así, muchas personas necesitan apoyo psicológico para poder llevar su ruptura sentimental de una manera más adaptativa y positiva, consiguiendo aceptarlo y recuperarse antes y de manera definitiva.

Sexología

Un psicólogo experto te ayudará con el abordaje de los siguientes problemas:

  • Deseo sexual hipoactivo
    Disfunción eréctil
    Eyaculación precoz
    Trastorno del orgasmo masculino
    Aversión al sexo
    Trastornos de la excitación en la mujer
    Trastornos por dolor
    Anorgasmia
    Parafilias
    Evaluación de la identidad de género
    Orientación sexual
    Asesoramiento en enfermedades orgánicas

Para más info pincha aquí: Blog

c. Problemas Laborales

Actualmente, existen diversos factores que en el entorno laboral, nos pueden producir estrés, agotamiento u otros síntomas que, a largo plazo, requieran de la intervención de un profesional de la psicología.

Cuando nos vemos sometidos a un clima laboral en el que estamos padeciendo estos síntomas, debemos entrenarnos en estrategias que nos permitan afrontar este problema de una forma más adecuada y óptima para nuestra salud.

Algunos de los problemas más frecuentes relacionados con el ámbito laboral son:

Cambios laborales: En ocasiones nos encontramos ante situaciones que nos plantean un desafío en nuestra carrera profesional; son periodos de cambio, en los cuales tenemos que adaptarnos a nuevas situaciones laborales. En  estas circunstancias, un psicólogo te puede ayudar a orientarte vocacionalmente si no sabes qué camino profesional seguir, a adaptarte a la jubilación después de años de trabajo, o a un nuevo empleo, para que tengas éxito en cada nueva etapa que emprendas.

Burn-out o Síndrome de estar quemado en el trabajo: Este problema se ha relacionado con trabajos altamente exigentes, estresantes, y cuya duración excede a la de un trabajo común. Otros factores que pueden incidir en la gestación de este problema son la realización de tareas rutinarias o repetitivas, un ambiente poco estimulante o una baja remuneración.

Los síntomas del burn-out incluyen agotamiento, sensación de haber excedido los recursos personales, suspicacia, escepticismo u hostilidad con el entorno, sensación de falta de eficacia o de realización personal y síntomas físicos de estrés, conocidos como “somatizaciones”. Todo este cuadro genera un malestar agudo en la persona, afecta a su autoestima, su estado de ánimo y sus relaciones sociales, minando su calidad de vida. El tratamiento psicológico proporciona herramientas eficaces para superar esta situación en el menor tiempo posible.

Mobbing o Acoso laboral: Se trata de una serie de conductas de abuso por parte del entorno laboral, realizadas de forma premeditada, repetitiva, y sostenida a lo largo del tiempo, que atentan contra la dignidad y el bienestar psicológico de la persona.
El mobbing se puede dar tanto por parte de superiores como de compañeros de trabajo, y su objetivo suele ser habitualmente que la persona abandone su puesto de trabajo. En este tipo de acoso, hablamos de violencia relacional, dado que no es frecuente que exista violencia explícita o física, sino que las conductas de acoso son sutiles, generalizadas, y están destinadas a la exclusión del acosado, a través de comentarios negativos, descalificaciones, mentiras, o intentos por desprestigiar su labor profesional destacando o exacerbando sus errores. En ocasiones, y tras haber sufrido esta situación durante un amplio periodo de tiempo, la persona acosada puede mostrar conductas de indefensión, y pensar que es incluso culpable de esta situación, o que merece el trato que le dan sus compañeros. El tratamiento psicológico esencial para recuperar la autoestima y superar esta situación.

TDAH en Adultos

próximamente

Trastornos de la Personalidad

Los trastornos de la personalidad se dan cuando una persona experimenta un patrón de pensamientos, emociones y sentimientos muy diferentes de los esperados por su cultura o grupo social. Esta discrepancia interfiere con la capacidad de la persona para adaptarse al contexto, y le genera malestar a nivel familiar, laboral y personal.

Existen numerosos trastornos de la personalidad, en función de los síntomas que experimente la persona:

  • Trastorno de la personalidad antisocial
  • Trastorno de personalidad por evitación
  • Trastorno límite de la personalidad
  • Trastorno de la personalidad dependiente
  • Trastorno histriónico de la personalidad
  • Trastorno narcisista de la personalidad
  • Trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo
  • Trastorno de la personalidad paranoide
  • Trastorno esquizoide de la personalidad
  • Trastorno esquizotípico de la personalidad

Una adecuada intervención psicológica puede aliviar el malestar generado por estos problemas.

Trastornos Psicóticos

Los trastornos psicóticos son trastornos que implican percepciones e ideas extrañas, inverosímiles o anormales, que causan que la persona pierda el contacto con la realidad. Estas percepciones, habitualmente, se manifiestan a través de delirios o de alucinaciones.

Los delirios son falsas creencias que la persona experimenta como ciertas, y pueden ser tipo persecutorio, de grandeza, de culpabilidad, de ruina, u otras.

Las alucinaciones, son percepciones que no corresponden a un estímulo externo: la persona puede escuchar voces, ver objetos o personas, o experimentar olores o sensaciones táctiles que realmente no se encuentran presentes en ese momento.

Los trastornos psicóticos se diferencian en función de los síntomas y la gravedad de los mismos:

  • Esquizofrenia
  • Trastorno esquizoafectivo
  • Trastorno delirante
  • Trastorno psicótico breve
  • Trastorno psicótico inducido por sustancias

La terapia cognitivo conductual, junto con el uso de fármacos, mejora la calidad de vida y proporciona a la persona recursos para solucionar los problemas que producen estos trastornos.

Trastorno dismórfico

próximamente

Problemas de salud:

Dolor Crónico

próximamente

Enfermedades crónicas

Existen muchas enfermedades crónicas donde los aspectos psicológicos y emocionales influyen tanto en la etiología de la enfermedad (las causas de origen) como en su mantenimiento a lo largo del tiempo. La Psicología de la Salud aporta un tratamiento complementario a pacientes crónicos aquejados de diversas enfermedades como la Hipertensión, el Síndrome del Intestino Irritable, Enfermedades Degenerativas, Artritis, Enfermedades Reumáticas, Migrañas, Dolores de Cabeza, etc.

Dependiendo de la enfermedad el tratamiento psicológico se centra en los siguientes aspectos:

  • Ayuda en la aceptación de la enfermedad, identificar las emociones que genera el enfrentarse al diagnóstico de una enfermedad crónica y conseguir manejarlas de forma satisfactoria (miedo, frustración, ira, tristeza, ansiedad, etc.). En resumen, aprender a vivir con la enfermedad.
  • Detectar los pensamientos negativos y enseñar habilidades para controlarlos, transformándolos en autoapoyo y pensamientos positivos que ayudan al paciente a vivir de forma saludable.
  • Técnicas de Relajación y Solución de Problemas para reducir el estrés y la ansiedad que conlleva padecer este tipo de enfermedades.
  • Modificación de hábitos insanos asociados a enfermedades (tabaquismo, alcoholismo, etc.) y/o generar hábitos saludables que ayudan a paliar los síntomas.
  • Analizar de que manera la enfermedad afecta a las distintas áreas de la vida (familiar, laboral, social, sentimental, etc.) y favorecer el buen funcionamiento de éstas.

Problemas del Sueño

La vida moderna nos demanda, cada vez más, un ritmo de vida que nos exige más capacidad de adaptación, aprendizaje, control, dinamismo, atención…capacidades que no pueden llevarse a cabo correctamente sin un buen descanso y un sueño reparador.

Más del 70% de los casos de insomnio tienen causas psicofisiológicas, es decir, son resultado de la mezcla de tensión diaria y unos hábitos de sueño erróneos. En ocasiones, aparecen como efecto de otras enfermedades y otras, constituyen factores de riesgo que favorecen la aparición de otras patologías.

Independientemente del origen, lo que está claro es que los problemas en el sueño y las dificultades para dormir tienen serias implicaciones en la vida diaria: agotamiento físico, bajo rendimiento, sueño diurno, irritabilidad, dificultad para cumplir con las obligaciones profesionales, familiares o sociales…

El tratamiento debe ser, por tanto, siempre individualizado y orientado hacia su causa primaria. Se fundamentará en:

  • Revisión y reformulación de la higiene del sueño.
  • Aplicación de técnicas comportamentales.
  • Reducción de fuentes de estrés.
  • Intervención sobre aquellos problemas (depresión, ansiedad…) que podrían estar relacionados con el insomnio.

Otros Problemas Frecuentes:

Timidez o Retraimiento

Próximamente

Agresividad

Próximamente

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies