Hoy os presentamos a Miguel Ángel León

Es graduado en Psicología, su corriente de formación es cognitivo-conductual y siente especial interés por la especialización en Psicología Educativa.

Miguel es una de las nuevas incorporaciones al equipo y hemos querido entrevistarlo para conocer más de él.

1️⃣P: ¿Qué te impulsó a querer ser psicólogo?

R: En un principio, cuando estaba en el instituto, pensé en la psicología debido a que me atraía mucho la idea de conocer como funciona nuestra mente. La culpa de esto la tienen en gran parte algunos libros y películas de temática social que solía consumir. Una vez en la carrera fui entendiendo los procesos y factores que rigen el comportamiento. Tuve la suerte, además, de realizar varias prácticas donde pude ir desarrollando una vocación más humanista por prestar una ayuda eficaz a las personas.

2️⃣P: ¿Cuál es tu gran pasión?

R: Creo que podría decir que mi gran pasión es aprender cosas nuevas. Ya sea ampliando información sobre temas que me interesen o aprendiendo habilidades como tocar algún instrumento. La sensación de progresión y de mejora es un sentimiento increíble, y básicamente, lo que me atrae a querer seguir adquiriendo más competencias en ámbitos de mi interés. Además, gracias a esto aprendía a dibujar, lo cual hoy en día constituye uno de mis mayores pasatiempos.

3️⃣P: ¿Qué haces para desconectar?

R: Suelo quedar bastante con mis amistades, intento practicar de vez en cuando algún deporte, y al vivir muy cerca del mar tengo la suerte de poder dar algún que otro paseo. Pero cuando quiero desconectar absolutamente de todo, o, mejor dicho, rellenar mi pensamiento con otras ideas diferentes a las de la rutina, me dedicó tiempo a mí mismo y a mis aficiones. Entre ellas, me gusta mucho el dibujo digital, como mencionaba antes, leer, ver alguna serie, escuchar/tocar música(soy amateur y teniendo en cuenta que no se leer muy bien partituras hago lo que puedo con el piano y la guitarra), escribir algo… no sé, cada vez me da por una cosa.

4️⃣P: ¿Qué es lo más satisfactorio de tu trabajo?

R: Creo que puedo afirmar que lo más satisfactorio es ir viendo la progresión y la mejoría de las personas con las que trabajo. Sentir en cierta forma que lo que uno hace tiene utilidad y está siendo efectivo. No siempre se pueden lograr los resultados esperados, pero esto es parte del proceso. Me gusta mucho la investigación psicológica, por lo que siempre intento estar bastante actualizado a la hora de abordar nuevos casos.

5️⃣P: ¿Cuál dirías que es tu hobbie secreto?

R: Sin duda… ver videos en YouTube. Hay ciertos contenidos que sigo que van desde los típicos tutoriales, hasta blogs de viajes a lugares extremos. Por otro lado, soy una persona que se aficiona bastante a las cosas. Mi modus
operandis consiste, básicamente, en coger algo nuevo verlo/trabajarlo hasta la saciedad y luego pasar a otra cosa que me ilusione de nuevo.

6️⃣P: ¿Algo más sobre ti que la gente no se imaginaría?

R: No es difícil imaginarse, por lo que he ido contando, que soy bastante intranquilo y curioso. Necesito tener cosas que hacer siempre para no agobiarme (ya sea estar entusiasmado con algún hobby, proyecto o el trabajo).
Un aspecto que nadie se imagina es lo desorganizado que era en el instituto y mis primeros años de carrera. Ahora sería incapaz de vivir sin mis agendas y horarios para acordarme de todo, pero me costó bastante adquirir este hábito. Fue durante la carrera donde fui aprendiendo una serie de técnicas de estudio y organización, que iba
intentando aplicar en mi día a día. Ahora una parte de mi trabajo consiste en enseñar estas técnicas, y lo hago
convencido de su utilidad, ya que yo mismo experimente los enormes beneficios que pueden aportar.

7️⃣P: Y, por último, ¿qué es lo que más te gusta de ser psicólogo?

R: La psicología es una ciencia relativamente moderna que ha mostrado tener un gran potencial para mejorar la salud mental poblacional. En lo personal, me gusta bastante indagar sobre los últimos avances para conocer la eficacia y efectividad de los tratamientos con los que trabajo. La labor científica me llama bastante, y poderlo
compaginar con la práctica de trabajar con personas supone una gran motivación. Poder aplicar mis conocimientos y ver como dan resultados me hace querer seguir formándome y mejorando como profesional. Considero haber tenido la suerte de encontrar una profesión que me impulse a esto y me abra tantas puertas para mi desarrollo personal.
Otro aspecto agradecido de esta profesión son las relaciones que se van creando a lo largo de las sesiones y el cómo las personas te devuelven los esfuerzos. Ver una predisposición activa, ganas de trabajar y cómo ambos vamos evolucionando hace que se asienten unas buenas bases de confianza que mejoran significativamente los resultados.
Por último, destacaría que en la mayoría de las veces la gente viene con más fortalezas de las que se creen tener en un primer momento. Si bien hay que delimitar el problema, también debemos de conocer los aspectos positivos, y esto ocasiona que en determinados momentos nosotros solo demos una serie de pautas y herramientas.
El trabajo de base lo realiza la persona con su esfuerzo, y siempre es satisfactorio ver ese progreso personal en los demás.

¡Solo nos queda darle la bienvenida al equipo!