Hoy os presentamos a nuestra compañera Vanesa García, Psicóloga Infanto-Juvenil y especialista en Intervención y Terapia Familiar

A sus 35 años, Vanesa ha explorado diferentes escenarios dentro de Psicología, pero siempre enfocada al ámbito infanto-juvenil, así como a la intervención familiar. Ha trabajado en Servicios Sociales, realizando visitas a domicilio, en coordinación con centros educativos y de protección, así como en el Centro de día Levante, entre otros.

Haciendo un recorrido por su trayectoria profesional, Vanesa se ha formado en la Universidad Miguel Hernández de Elche, primero graduándose en Psicología, más tarde especializándose en Intervención y Terapia Familiar por el Instituto Alicantino de la Familia, ya que considera que «es fundamental conocer los estilos de funcionamiento de la familia como sistema para poder intervenir». Además, obtuvo el Máster en Terapia Psicológica con Niños y Adolescentes con experiencia en problemas emocionales, de conducta y del aprendizaje.

Para Vanesa, trabajar en el ámbito infanto-juvenil es fascinante, no sólo por la satisfacción que le genera el poder ayudar a los niños y jóvenes, si no también porque cree que se aprende muchísimo de ellos. Siempre tuvo muy claro que quería ser psicóloga y, aunque el camino para conseguirlo no fue nada fácil, con esfuerzo, constancia y dedicación lo consiguió.

Hoy hemos querido entrevistarla para conocer algo más que su perfil profesional.

1️⃣P: ¿Cuál es tu gran pasión?

R: Mi gran pasión son los libros. Me encanta leer, es el momento en el que mi mente desconecta del mundo; es mi cable a tierra… Es más, cuando me embarqué con mi familia en la aventura de irnos a vivir a otro país, mi maleta iba repleta de libros, para mi eran muy importantes. Me apasionan lecturas relacionadas con la Psicología y mi debilidad son las novelas policíacas y de suspense. Uno de mis autores preferidos es Dan Brown.

2️⃣P: ¿Qué te impulsó a querer ser psicóloga?

R: A los 16 años conocí la Psicología en el instituto y desde ese momento supe que quería dedicarme a ello. Siempre me generó mucha curiosidad entender la conducta humana y, además, poder acompañar a las personas en su proceso de cambio y desarrollo personal me parece un trabajo muy bonito y gratificante.

3️⃣P: ¿Qué haces para desconectar?

R: Mi desconexión total es mi hijo, mi pareja y Ron (mi hijo perruno). Todas las tardes después de trabajar, damos un paseo los 4 juntos y durante el día nos encanta jugar a puzles, hacer manualidades, cocinar y jugar en la terraza. Además, tenemos un proyecto en marcha, es un pequeño huerto, aunque de momento solo tenemos tomates…

4️⃣P: ¿Hay algo que hagas “religiosamente” cada día?

R: Mi café por las mañanas es imprescindible. Además, no puede pasar un día sin llamar a mis sobrinos por vídeollamada, aunque sea un ratito.

5️⃣P: ¿Cuál dirías que es tu hobbie “secreto”?

R: Me encanta comer y lo disfruto muchísimo, sobre todo, cuando los platos son de mi madre. Cuando vamos a verlos a Almería las lentejas son mi perdición… También me encanta salir a caminar con mi perro y hacer pequeños descansos frente al mar.

6️⃣P: ¿Algo más sobre ti que la gente no se imaginaría?

R: Que además de ser psicóloga hubo una época en la que me dediqué al mundo de la estética y los masajes jajaja. Fue hace mucho tiempo y disfruté mucho trabajando en un spa durante algunos meses.

7️⃣P: Y, por último: ¿Qué es lo que más te gusta de ser psicóloga?

R: Creo que el poder acompañar a las personas en el momento que deciden cambiar para sentirse mejor consigo mismas y con los demás, es muy gratificante. Mi trabajo en general lo realizo con niños, adolescentes y padres, y ver que poco a poco van consiguiendo mejorar sus relaciones y que, además, se sienten capaces de afrontar sus debilidades con una valentía y fortaleza a veces envidiable, así como ser testigo del esfuerzo y el trabajo en equipo que hacen las familias, es realmente maravilloso. Me siento muy afortunada de poder trabajar en lo que realmente me gusta y dedicar mi vida a ello.