info@imoyapsicologos.es
965 985 127
605 710 487

Contacto

Comer en familia

Comer en familia

Por un momento te invito a que cierres los ojos y pienses como comías cuando eras pequeño, si lo hacías con tu familia, abuelos o incluso en el comedor del colegio. Si observamos que hacemos en la actualidad seguro que encontramos diferencias muy significativas.

El ritmo de vida actual hace que haya cambiado y hayamos reemplazado esas comidas en familia por distracciones tales como la televisión, móvil y por supuesto nuestro ritmo de trabajo que hace que pasemos allí cantidad de horas, entre ellas, la comida. Todo esto es inevitable y muy difícil de cambiar, pero sí podemos mejorar y hacer que nuestra salud y calidad de vida no se vean afectadas, tanto la nuestra como la de los más pequeños de la casa.

¿Qué podemos cambiar o mejorar?

Una medida o hábito que podemos adoptar es comer en familia, si el trabajo no nos lo permite a diario, vamos a hacerlo los días que tengamos esa posibilidad y es que, comer todos juntos ayuda a que nuestros hijos coman más sano y, lo más importante, ayuda a prevenir la obesidad.

Las comidas en familia mejoran la alimentación, exponiendo a los niños a una mayor variedad de alimentos y menor consumo de refrescos y tentempiés.

Mejoran la salud emocional y las relaciones. Compartir momentos juntos en la mesa hace que las familias estén más unidas y los niños emocionalmente también están más contentos. Unido a un mayor esfuerzo en el trabajo escolar y, especialmente, a estrechar vínculos con los padres.

Además, estas comidas en familia también mejoran el aprendizaje, ya que es el momento ideal para contar historias y compartir experiencias.

 

 Consejos prácticos para organizar comidas familiares:

  • Planificar las comidas. Este paso es fundamental para evitar “la improvisación”. Hacer una lista de la compra, organizar menús y tener siempre platos o comida lista es una buena idea para que tengamos siempre opciones saludables.
  • Haz participe a toda la familia. Haz que tus hijos colaboren, a los niños les encanta aprender cosas nuevas. Además, de esta manera es probable que ellos mismos intenten comer y probar nuevos alimentos si ayudan en su elaboración.
  • Disfrutar de la comida en la familia. Evitar distracciones tales como la televisión. Vamos a concentrarnos en la conversación, a contar historias y sobre todo vamos a disfrutar de la comida.

El ambiente familiar es clave para el aprendizaje de unos buenos hábitos alimentarios en los niños. Es mucho más sano y divertido compartir con ellos estos momentos tan agradables.

 

Licenciada en Psicología Clínica y Asesora Educativa. Máster en Asesoramiento, Evaluación e Intervención Psico-educativa. Miembro de la División Educativa del Colegio Oficial de Psicólogos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies