Problemas laborales

Actualmente, existen diversos factores que en el entorno laboral, nos pueden producir estrés, agotamiento u otros síntomas que, a largo plazo, requieran de la intervención de un profesional de la psicología.

Cuando nos vemos sometidos a un clima laboral en el que estamos padeciendo estos síntomas, debemos entrenarnos en estrategias que nos permitan afrontar este problema de una forma más adecuada y óptima para nuestra salud.

Algunos de los problemas más frecuentes relacionados con el ámbito laboral son:

Cambios laborales:

En ocasiones nos encontramos ante situaciones que nos plantean un desafío en nuestra carrera profesional; son periodos de cambio, en los cuales tenemos que adaptarnos a nuevas situaciones laborales. En estas circunstancias, un psicólogo te puede ayudar a orientarte vocacionalmente si no sabes qué camino profesional seguir, a adaptarte a la jubilación después de años de trabajo, o a un nuevo empleo, para que tengas éxito en cada nueva etapa que emprendas.

Burn-out o Síndrome de estar quemado en el trabajo:

Este problema se ha relacionado con trabajos altamente exigentes, estresantes, y cuya duración excede a la de un trabajo común. Otros factores que pueden incidir en la gestación de este problema son la realización de tareas rutinarias o repetitivas, un ambiente poco estimulante o una baja remuneración.

Los síntomas del burn-out incluyen agotamiento, sensación de haber excedido los recursos personales, suspicacia, escepticismo u hostilidad con el entorno, sensación de falta de eficacia o de realización personal y síntomas físicos de estrés, conocidos como “somatizaciones”. Todo este cuadro genera un malestar agudo en la persona, afecta a su autoestima, su estado de ánimo y sus relaciones sociales, minando su calidad de vida. El tratamiento psicológico proporciona herramientas eficaces para superar esta situación en el menor tiempo posible.

Mobbing o Acoso laboral:

Se trata de una serie de conductas de abuso por parte del entorno laboral, realizadas de forma premeditada, repetitiva, y sostenida a lo largo del tiempo, que atentan contra la dignidad y el bienestar psicológico de la persona.
El mobbing se puede dar tanto por parte de superiores como de compañeros de trabajo, y su objetivo suele ser habitualmente que la persona abandone su puesto de trabajo. En este tipo de acoso, hablamos de violencia relacional, dado que no es frecuente que exista violencia explícita o física, sino que las conductas de acoso son sutiles, generalizadas, y están destinadas a la exclusión del acosado, a través de comentarios negativos, descalificaciones, mentiras, o intentos por desprestigiar su labor profesional destacando o exacerbando sus errores. En ocasiones, y tras haber sufrido esta situación durante un amplio periodo de tiempo, la persona acosada puede mostrar conductas de indefensión, y pensar que es incluso culpable de esta situación, o que merece el trato que le dan sus compañeros. El tratamiento psicológico esencial para recuperar la autoestima y superar esta situación.

Pide Tu Primera Consulta Gratuita

* Campos obligatorios.